febrero 1, 2023
Trikonasana

Trikonasana

Trikonasana yoga

Trikonasana (Postura del Triángulo) es un componente universalmente importante de nuestra práctica de yoga que nos ayuda a practicar la mayoría de las otras asanas con mayor facilidad e inteligencia.    Nos enseña a extender las piernas, lo cual es necesario para muchas asanas más desafiantes. Aprendemos a soportar el peso sobre una pierna estirada mientras mantenemos los músculos del muslo comprometidos. Además, la pierna delantera se rota externamente, lo que fortalece los músculos de las piernas y aporta flexibilidad y estabilidad a la cadera.

De este modo, las piernas se preparan para una alineación adecuada en otras posturas de pie con la pierna recta, como Ardha Chandrasana (postura de la media luna), Parsvottanasana (postura de la pirámide) y Parivrtta Trikonasana (postura del triángulo girado). La Trikonasana también estira los isquiotibiales, lo que nos prepara para la práctica de las flexiones hacia delante, como la Uttanasana (postura de flexión hacia delante de pie) y la Paschimottanasana (postura de flexión hacia delante sentada).

Trikonasana puede ser una de las primeras posturas que hagamos en nuestra secuencia de posturas de pie, tanto si queremos que el enfoque de nuestra práctica se oriente hacia las flexiones hacia delante, las flexiones hacia atrás, los giros o las inversiones. El trabajo de mover el coxis y los omóplatos hacia adelante y abrir el pecho tonifica los músculos de la columna vertebral necesarios para todas las flexiones hacia atrás. La firmeza requerida en las costillas de la espalda al girar el pecho y la cabeza hacia el techo nos enseña a trabajar en torsiones como Bharadvajasana (Postura de Bharadvaja) y Marichyasana (Postura de Marichi).

Beneficios de la trikonasana

Escanea activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La postura del triángulo (Utthita Trikonasana) es una postura fundamental en casi todos los estilos de yoga. Es casi seguro que la encontrarás en tus primeras clases de yoga y durante años.

La configuración relativamente sencilla de la postura del triángulo oculta su poder como estiramiento de los isquiotibiales. Establecer la base de la postura con los pies en tierra y las piernas fuertes permite que el pecho se retuerza profundamente y se abra.

Hay muchas maneras de entrar en el Triángulo. Entrar desde el Guerrero II funciona bien porque los pies ya están en la posición correcta. No deberías necesitar ensanchar o estrechar tu postura para esta transición. Así que, desde el Guerrero II, endereza tu pierna delantera (la pierna derecha en este caso).

Beneficios de utthita trikonasana

Jane lleva más de 30 años estudiando yoga y, si se observa la postura del triángulo, parece que es una postura muy lograda, al menos según los estándares disponibles actualmente en libros y revistas. Muchas personas con las caderas apretadas se morirían por esos isquiotibiales y la movilidad. Pero no querrían el dolor y la incomodidad que acompañan a Jane durante los últimos años. Si miras un poco más profundo, puedes notar esta discordancia y escuchar los gritos de una articulación colapsada con poco apoyo. Jane se está dando cuenta de que lo que era tan deseable hace más de 20 años -la pelvis moviéndose libremente sobre el fémur, con la mano en el suelo- está causando en realidad una tremenda tensión en los ligamentos sobreestirados, atascando el fémur en un lugar al que ya no quiere ir.

Esto no es ajeno a muchos practicantes que, por genética o por pura perseverancia, han abierto las articulaciones hasta un punto en el que no hay soporte interno. Jane experimenta una disfunción sacro-ilíaca y sensaciones de ardor en el interior de la articulación, pero lo más alarmante es que cuanto más yoga hace, más empeora. Como profesor que viaja bastante, me preocupa lo extendido que está este tipo de problema y el hecho de que no se esté tratando.

Pasos de trikonasana

Como profesores de yoga sabemos que la forma de entrar y salir de la postura es tan importante como lo que hacemos mientras la mantenemos. Esto no podría ser más cierto para la Utthita Trikonasana. La forma en que te muevas en la postura determinará qué partes del cuerpo se comprometen, qué partes se estresan y cuál será tu experiencia completa en la postura.

La manera más común de entrar en la Utthita Trikonasana es abriendo la cadera delantera. De hecho, esto está tan extendido que a menudo los profesores ni siquiera se preguntan si es o no la mejor idea. ¿Lo es?

«Exhala y extiende el torso hacia la derecha directamente sobre el plano de la pierna derecha, doblando desde la articulación de la cadera, no desde la cintura… Gira el torso hacia la izquierda, manteniendo los dos lados igualmente largos. Deja que la cadera izquierda se adelante ligeramente y alarga el coxis hacia el talón trasero».

1. ¿Por qué hay que flexionar desde la articulación de la cadera y no desde la cintura? ¿Qué hay de malo en flexionar la columna vertebral? Aquí no estamos hablando de redondear la columna hacia delante, sino de flexionarla lateralmente, que es un movimiento legítimo de la columna. La columna torácica puede flexionarse lateralmente unos 20 grados y la columna lumbar también puede flexionarse lateralmente unos 20 grados (de media). Como ya comentamos en un post anterior, la flexión lateral es útil para la columna vertebral. No la hacemos mucho en la vida diaria, y la práctica del yoga es un excelente lugar para trabajarla, así que ¿por qué querríamos evitarla a toda costa aquí? Si decides hacer una «bisagra desde la cadera», estarás apoyando el peso de toda la parte superior del cuerpo sobre la cadera derecha y tirando con mucha fuerza de los isquiotibiales y de los músculos internos del muslo. Esto también aumenta el riesgo de colapsar la articulación de la cadera. Si flexionas la columna vertebral lateralmente, el peso del cuerpo se distribuirá más uniformemente entre la columna vertebral, la cadera y la pierna delantera.

Te pueden interesar

Ramadasa meditacion
4 min de lectura
Siddhi
4 min de lectura
Cursos de meditacion madrid
4 min de lectura
Acroyoga en pareja
4 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad