febrero 1, 2023

Tecnicas de relajacion jacobson

Técnica de relajación de jacobson pdf

En contra de las estimaciones iniciales, esta situación histórica y sin precedentes para la población más joven les está afectando psicológicamente más que a la población adulta (Taylor et al., 2008). En particular, los estudiantes están resultando ser una de las poblaciones más vulnerables debido a la edad cercana a la adolescencia en la que los compañeros cobran mayor importancia (Gallego et al., 2011). La Organización Mundial de la Salud (Organización Mundial de la Salud (OMS), 2018) entiende que la adolescencia se produce entre los 10 y los 19 años en sus dos fases, la adolescencia temprana (10-14 años) y la adolescencia tardía (15-19 años). La situación se agrava por el estrés al que se ven sometidos por los propios estudios ligados a las nuevas metodologías de recibir clases de forma telemática y a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) (Jung et al., 2012; Rogero-García, 2020).

Por todo ello, los alumnos refieren vivir insomnio ante los cambios de rutina y el estrés que esta nueva situación les puede estar provocando, además de experimentar altos niveles de ansiedad caracterizados por sentimientos de catástrofe o peligro inminente, sensación de riesgo, tensión, inseguridad y sufrimiento.

Relajación muscular progresiva

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La relajación muscular progresiva (PMR) es una técnica de reducción de la ansiedad introducida por primera vez por el médico estadounidense Edmund Jacobson en la década de 1930.  La técnica consiste en alternar la tensión y la relajación de los principales grupos musculares del cuerpo.

La relajación muscular progresiva suele utilizarse junto con otras técnicas de terapia cognitivo-conductual, como la desensibilización sistemática. Sin embargo, la práctica de la técnica por sí sola le dará una mayor sensación de control sobre la respuesta de ansiedad de su cuerpo.

Si practica esta técnica correctamente, puede que incluso acabe quedándose dormido. Si es así, felicítese por haber conseguido un nivel de relajación tan profundo y por el trabajo que ha realizado hasta ese momento.

Técnicas de relajación en fisioterapia

La relajación muscular progresiva (PMR) es un método no farmacológico de relajación muscular profunda, basado en la premisa de que la tensión muscular es la respuesta psicológica del cuerpo a los pensamientos que provocan ansiedad y que la relajación muscular bloquea la ansiedad[1].

La técnica consiste en aprender a controlar la tensión en grupos musculares específicos, tensando primero y relajando después cada grupo muscular. Cuando se libera esta tensión, se dirige la atención hacia las diferencias que se sienten durante la tensión y la relajación, de modo que el paciente aprende a reconocer el contraste entre los estados[2][3].

En 1929, Jacobson publicó el libro Relajación progresiva, que incluía un procedimiento detallado para eliminar la tensión muscular. Su trabajo dio lugar al uso de la palabra «relajación», en el sentido de «volverse menos tenso, ansioso o estresado, calmarse»[5][6].

En la actualidad, el tratamiento no farmacológico del insomnio se ha convertido en una alternativa que sustituye o complementa la atención médica habitual. La relajación muscular progresiva se utiliza como tratamiento para algunas causas de insomnio. Su objetivo es reducir la tensión física e interrumpir los procesos de pensamientos acelerados que afectan al sueño[7].

Técnicas de relajación progresiva

Todos nos enfrentamos a situaciones estresantes a lo largo de nuestra vida, desde pequeñas molestias como los atascos hasta preocupaciones más serias, como la grave enfermedad de un ser querido. Sea cual sea la causa, el estrés inunda el cuerpo de hormonas. El corazón late con fuerza, la respiración se acelera y los músculos se tensan.

Esta llamada «respuesta al estrés» es una reacción normal ante situaciones amenazantes, perfeccionada en nuestra prehistoria para ayudarnos a sobrevivir a amenazas como el ataque de un animal o una inundación. Hoy en día, rara vez nos enfrentamos a estos peligros físicos, pero las situaciones desafiantes de la vida cotidiana pueden desencadenar la respuesta al estrés. No podemos evitar todas las fuentes de estrés en nuestras vidas, ni queremos hacerlo. Pero podemos desarrollar formas más saludables de responder a ellas.

1. Centrarse en la respiración.  En esta sencilla y poderosa técnica, se realizan respiraciones largas, lentas y profundas (también conocidas como respiración abdominal). Al respirar, se desconecta suavemente la mente de los pensamientos y las sensaciones que la distraen. La concentración en la respiración puede ser especialmente útil para las personas con trastornos alimentarios, ya que les ayuda a centrarse en su cuerpo de forma más positiva. Sin embargo, esta técnica puede no ser apropiada para quienes tienen problemas de salud que dificultan la respiración, como las dolencias respiratorias o la insuficiencia cardíaca.

Te pueden interesar

Ramadasa meditacion
4 min de lectura
Siddhi
4 min de lectura
Cursos de meditacion madrid
4 min de lectura
Acroyoga en pareja
4 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad