febrero 1, 2023
Padottanasana

Padottanasana

Prasarita padottanasana a b c d

Invertir nuestra postura habitual y presionar el torso hacia las articulaciones es beneficioso para mejorar el funcionamiento de los órganos internos y favorecer la digestión. Al mismo tiempo, hacerlo afecta al sistema nervioso, relajándolo y calmándolo. Estas posturas de yoga también han demostrado ser beneficiosas contra la ansiedad, el estrés y la depresión.

Prasarita Padottasana (pra-sA-ri-tuh pA-dO-thAnA-suh-nuh) es un excelente ejemplo de asanas invertidas. La inversión del torso y el contacto de la corona de la cabeza con la tierra ayuda a aliviar la espalda, los hombros y el cuello a nivel físico, y la mente a nivel emocional y físico. Por lo tanto, es un remedio para los dolores de cabeza, pero también para detener por un tiempo la rumiación y los pensamientos excesivos que no nos dejan disfrutar de nuestro presente.

Significado de padottanasana

1. Colócate en el centro de la esterilla. Estira los brazos hacia los lados y amplía la postura hasta que los tobillos queden justo debajo de las muñecas. Comprueba que tus pies están paralelos y que sus bordes exteriores se alinean con los de la esterilla. Enraíza los pies firmemente en la esterilla, y distribuye tu peso uniformemente entre los dedos gordos, los dedos meñiques, los talones interiores y los talones exteriores.

2. 2. Endereza las piernas y levanta las rótulas para que los muslos se enganchen. Ponga las manos en las caderas, inspire profundamente, levante el pecho y empiece a mover el corazón hacia delante y hacia arriba. Acerca suavemente los omóplatos entre sí.

3. En la exhalación, mantenga la columna vertebral larga mientras mantiene las piernas rectas, pero no hiperextendidas. Continúe alargando el torso mientras comienza a doblarse hacia delante. (Si sientes alguna tensión en la parte baja de la espalda, dobla las rodillas o sal de la postura).

4. Cuando el torso esté más o menos a mitad de camino (paralelo al suelo), baja las manos hasta llevar las puntas de los dedos a la esterilla por debajo de los hombros. Mueve tu peso ligeramente hacia adelante en las bolas de tus pies.

Urdhva prasarita padottanasana

El aspecto esencial de esta postura es, como todos los pliegues hacia delante, un alargamiento de los músculos de los isquiotibiales y la rotación de la pelvis. Toda la parte trasera del cuerpo, desde los talones hasta las caderas, bajando por la columna vertebral hasta el cuello, se alarga y se relaja, mientras que la parte delantera del cuerpo hace el esfuerzo de equilibrarse.

Contraindicaciones:  Cualquier lesión en la columna vertebral debe tratarse con mucha precaución. Las lesiones lumbares, especialmente, pueden agravarse si se realiza esta postura de forma incorrecta. El redondeo de la columna vertebral (véase: «Errores comunes», más abajo) puede suponer una gran tensión en las vértebras. Si estás practicando con una lesión, busca la orientación de un instructor para asegurarte de que esta posición se realiza de forma saludable. Si tienes una enfermedad que afecta al corazón o a la presión arterial, ten cuidado con llevar la cabeza más abajo que el corazón, ya que puede provocar mareos.

Desde el Samasthiti, inhala y da un paso hacia atrás con el pie derecho de 3 a 4′ y gira todo el cuerpo 90° para mirar hacia un lado. Lleva los dedos de los pies hacia dentro ligeramente, de forma que los bordes de los pies queden paralelos a los bordes de la esterilla.

Anatomía de la prasarita padottanasana

Prasarita padottanasana (pra-sa-REE-tah pah-doh-tahn-AHS-an-uh) es un gran estiramiento para los isquiotibiales y la línea interna de la pierna. Con muchas variaciones disponibles, esta postura es accesible para la mayoría de los practicantes. También es una buena postura en lugar de la parada de cabeza.

Prasarita padottanasana ha encontrado su camino en casi todos los estilos de yoga. B.K.S. Iyengar enseñó varias variaciones de esta postura, etiquetándolas como A, B, C y D. La variación más comúnmente practicada es la prasarita padottanasana A. La prasarita padottanasana B es cuando las manos están en las caderas y la cabeza se levanta del suelo, sin apoyarse en la esterilla. La Prasarita padottanasana C es la variante en la que las manos se entrelazan y se estiran por detrás de la espalda y por encima de la cabeza mientras se pliega. En la última variante enseñada por Iyengar, la prasarita padottanasana D pide al alumno que agarre el dedo gordo de cada pie.

Virabhadra, un feroz guerrero, suele ser representado con mil cabezas, ojos y pies. Envuelto en la piel de un tigre, este guerrero empuña mil garrotes. En la historia del origen de Virabhadra, éste es creado a partir de una sola rasta de la cabeza de Shiva, una manifestación de la rabia que siente al sentir que su verdadero amor ha muerto. La forma de Virabhadrasana III procede de esta historia, el momento en que Virabhadra decapita al rey Daksha y se extiende hacia delante para colocar la cabeza en una estaca.

Te pueden interesar

Ramadasa meditacion
4 min de lectura
Siddhi
4 min de lectura
Cursos de meditacion madrid
4 min de lectura
Acroyoga en pareja
4 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad